El vino es el acompañante perfecto para muchos momentos y está con nosotros desde hace siglos. Hoy en día, con toda la tecnología y la comercialización global, existen marcas competitivas que venden a bajos precios para que todas las familias puedan comprar una botella cuando lo deseen.

Sin embargo, en Productos Gourmet Online os vamos a dar a conocer cuál es el vino más caro en todo el mundo. Éste proviene de una de las producciones más increíbles que se pueden conocer y el lujo y el sabor al degustarlo demuestran años de trabajo.

Edición limitada Gold de Aurum Red

La edición limitada Gold del vino Aurum Red se distribuye en sólo 300 botellas al año y tiene un precio de 17.000 euros por botella.

vino caro

De este lujoso vino se encarga personalmente el dueño del Aurum Red, Hilario García, y se prepara con uvas que nacen de cepas con más de 100 años. Su envejecimiento dentro de barricas de roble de altísima calidad dura 24 meses, por lo que el sabor y el olor del roble se pueden sentir al catarlo.

Este viñedo se ha hecho famoso gracias a la práctica de la ozonización. Al momento de regar las uvas, se hace con un agua ozonizada y así se evita que aparezcan hongos en la raíz de la planta de uva. Además, tampoco utilizan ningún tipo de producto químico, lo que hace que el sabor sea mejor una vez listo el vino.

Dónde comprar Gold Aurum Red

Puedes encontrar una botella de Gold Aurum Red en algunas tiendas de Madrid, California, China, Alicante y unos pocos restaurantes lujosos de Las Vegas. Al ser una producción tan reducida, la mayor parte de su distribución se realiza directamente en el viñedo.

Aurum Red no sólo produce la serie Gold, la más cara del mundo. También existe una serie Silver, un poco más accesible y a unos 400 euros por botella, con una producción más elevada de unas 6.000 botellas. Y Sauvignon Blanc, un vino blanco comercializado por 15 euros la botella, con una producción de 3.000 unidades al año.

La ozonoterapia

Además de la ozonoterapia que se practica en el riego de las uvas, también hay que darle las gracias a las tierras de Las Pedroñeras, en Cuenca. Donde se encuentra el viñedo de Hilario García, quien además vuelca su experiencia y dedicación para lograr obtener el mejor y más caro vino del mundo.

La técnica del ozono nació cuando pasó por una esclerosis y un cáncer que le imposibilitaron la movilidad de las piernas por un tiempo. Le aplicaron ozonoterapia para mejorar sus extremidades inferiores mediante una inyección de oxígeno y ozono en la médula. Al obtener resultados favorables en su cuerpo, García comenzó a estudiar los beneficios del ozono y, años después, en 2009 lo comenzó a utilizar para el riego de los viñedos con 124 años de funcionamiento.

Sólo 300 botellas al año

De este estudio nació la serie Gold, que saca un barril al año distribuido en 300 botellas. De ellas, la mitad tienen compradores fijos. Muchos de ellos, jeques árabes y asiáticos con debilidad por el vino.

El mismo Hilario García está pendiente de las uvas y tiene prohibido a los demás tocar sus viñas. Como es su proyecto personal, realiza al detalle cada procedimiento de la producción de este vino.

Se asegura de que cada planta tenga la cantidad correcta de lo que él llama “la esencia de la vida”, y en cada una sólo existen dos o tres racimos de un kilo de uvas.

albarino condes albarei

Además del caldo producido a la perfección, también llama la atención la botella, diseñada en Italia con las medidas que utilizaba Miguel Ángel para sus esculturas.

Hilario García no es solamente un hombre de negocios. También organiza causas benéficas con su vino de lujo. Aprovechando la popularidad entre los más ricos del mundo, realiza una subasta de una botella de 16 litros de Aurum Red Serie Gold. Comienza con 200.000 euros y el dinero se recauda para la ONG Anidan en Kenia. Esta gran botella suele valorarse en más de 340.000 euros.

En nuestra tienda online de Productos Gourmet no disponemos de este vino, pero sí que tenemos uno más barato y también exquisito, el Alabariño Condes de Albarei 2013 que puedes pedir en un par de clics, porque ante todo, somos aficionados a las bebidas de calidad.