Whisky

A pesar de que esta bebida alcohólica está muy relacionada con las culturas escocesa e irlandesa, se cree que su origen pudo proceder de China durante el siglo XIII como intento de buscar una cura a la peste bubónica. No obstante, los celtas ya destilaban cebada y centeno llamando a la bebida obtenida "agua de vida" ya que lo consideraban un regalo de los dioses que les calentaba durante el duro invierno y que incluso podía revivir a los muertos.

Nuestra tienda online es el lugar ideal donde comprar whisky, este maravilloso licor dorado, y déjate seducir por su sabor y aroma único e inconfundible.

Tipos de whisky

Hay varias formas de categorizar un whisky, como puede ser los años que han pasado envejeciendo en la barrica, o por el anterior licor que contuvo la misma (vino de Oporto, Jerez o bourbon). Pero la más importante de todas las categorizaciones es dependiendo de los ingredientes utilizados para destilar el whisky. De esta forma podemos distinguir:

Whisky de malta:

Elaborado a partir de cebada malteada y destilado tradicionalmente en alambiques de cobre. Dependiendo del origen de la malta pueden subdividirse en "single malt", es decir que procede de una única destilería, y "vatted malt" o whisky mezclado procedente de diferentes destilerías.

Whisky de grano:

Es el tipo realizado con cebada sin maltear, maíz y otros cereales.

Whisky mezclado o blended:

Es el whisky más asequible, iniciada su tradición por destilerías escocesas que comenzaron a mezclar dos tipos de whisky, el de malta más joven y fuerte con el de grano mucho más suave, en busca de un producto de calidad aceptable pero a un precio mucho más bajo.

El perfecto maridaje para el whisky

Está claro que lo importante es el equilibrio entre las partes, por lo que la recomendación es beber un buen scotch con una carne a la parrilla para que las notas pesadas de este tipo de whisky combinen a la perfección con las notas de humo de la carne. Por el contrario, si tienes entre tus manos un whisky ligero, sería perfecto para acompañar un buen plato de pescado.

En cuanto a postres, deja volar tu imaginación ya que tienes posibilidades infinitas pero una recomendación que nunca falla y que dejará a todos con la boca abierta será un pudín caliente de chocolate con una copa de whisky al lado.

Las dos cunas históricas del mejor whisky

Si tuviésemos que realizar un ranking de whiskies, sin duda habría que empezarlo por los dos países más importantes en cuanto a calidad e historia en el destilamiento de esta bebida.

Escocia

El whisky escocés tiene una historia de esmero proceso artesano de siglos de antigüedad a sus espaldas. El destilamiento de este licor dorado parece que comenzó a extenderse como método de aprovechar la cebada que podría perecer debido a las lluvias. Parece ser que durante los siglos IV y V, algunos monjes cristianos llevaron este proceso a Escocia, teniendo que esperar al siglo XV para poder obtener el primer registro oficial.

En cuanto a las diferencias de destilación respecto a otros whiskys, hay que señalar que el escocés se destila de dos a tres veces y que debe ser añejado al menos durante tres años en Escocia para recibir la calificación de "Whisky Scotch". Este tipo de whisky consigue una textura y sabor únicos debido al añejamiento en barricas de roble escocés y es considerado por muchos expertos como el whisky mejor valorado.

Irlanda

El whiskey irlandés, a diferencia del escocés, es mucho más frutal, suave y delicado gracias a su triple destilación. Este tipo se deja envejecer durante siete años como mínimo en barricas de roble, previamente habiendo contenido vino de Jerez. Es por este motivo que consiguen obtener un toque más frutal que el puro whisky Scotch.

Algo que a nadie se le pasa por el alto es la fama mundial de este whiskey gracias a su "cóctel" hecho con café, el conocido café irlandés hecho con una copa de whiskey, un café solo doble, azúcar y nata fresca muy fría.

Diferencias entre el whisky escocés y el whiskey irlandés

Parece una pequeña diferencia sin importancia que únicamente pueda estar relacionada con las diferencias de pronunciación que hay entre ambos idiomas, pero nada más lejos de la realidad ya que detrás de esta diferencia gráfica hay bastante historia.

La palabra "whiskey" fue acuñada por soldados del rey Enrique II tras la invasión de Irlanda en el siglo XII, que utilizaron palabras de la isla para acuñar la bebida aunque tiempo después la palabra perdería la "e". No fue hasta que las destilerías escocesas en el siglo XIX inundaron los mercados con su whisky de peor calidad, cuando las destilerías irlandesas recuperaron la antigua palabra perdida para denominar a su whiskey de calidad superior.

Ahora bien, y en español ¿cuál es la forma correcta de escribirlo? Según la RAE, la forma correcta de escribir esta bebida alcohólica es “güisqui” tal y como apuntan en su diccionario panhispánico de dudas. Pero lo cierto, es que las formas más habituales de verlo escrito en español son utilizando los anglicismos “whisky” o “whiskey”. Así que, no te preocupes tanto por la ortografía y disfruta de esta deliciosa bebida de la forma que más te guste: sólo, con hielo, diluido en agua, o como aderezo en exquisitos postres como la tarta de whisky.

Te dejamos también algunas sugerencias de los mejores whiskys que puedes comprar sin que tu bolsillo sufra demasiado y te sumerjas en el apasionante mundo de esta bebida de aroma penetrante y fuerte sabor. Apuesta por los mejores whiskies relación calidad precio y sorpréndete de su textura inconfundible.